Dos periodistas terminaron destruyendo un estudio de televisión en Jordania después de tener un “pequeño” desacuerdo sobre la crisis en Siria.

Comentarios